¿Es bueno dejar llorar a mi bebé?

bebés dudas mamá mitos recién nacido tips ventajas

Existen distintas teorías sobre este tema. Algunas de ellas vienen de profesionales de prestigio u otras de familiares cercanos. Al final, los padres, especialmente primerizos no saben muy bien lo que deben hacer al traer por primera vez a un recién nacido al hogar.

Déjalo llorar o se volverá berrinchudo”, “Le ayudará a tener pulmones más fuertes”, etc. Pero, ¿en verdad será bueno dejar llorar a mi bebé?

El llanto es para el bebé la principal forma de comunicación. Siempre significa algo. Si lo pensamos bien, el bebé no sabe hacer otra cosa más que llorar cuando necesita algo. Por lo tanto, el llanto de un bebé debe ser atendido siempre.

Es importante atenderle tanto cuando se queja y llora, como cuando está tranquilo. Si sólo atendemos al bebé cuando está llorando, corremos el riesgo de que adquiera el hábito de llorar siempre que necesite atención.

Y, ¿qué necesita mi bebé? Al nacer, los bebés reclaman una situación parecida a la que tenía dentro del útero de su madre, es decir, ser tenido en brazos, con lactancia materna a demanda, temperatura estable y confortable. El satisfacer estas necesidades favorece un desarrollo adecuadoCuando el bebé se asusta y sus padres le abrazan y confortan, el bebé se siente seguro y confirma que puede ser calmado por otro, y entiende que el otro puede satisfacer sus necesidades. Si no es así, el bebé puede desarrollar una falta de confianza en las relaciones interpersonales, en los demás y en sí mismo

Si el bebé se acostumbra a que tiene que llorar para conseguir lo que necesita (comer, que le cambien el pañal, que le cojan, que le acaricien o le besen), estará aprendiendo que debe gritar para que atiendan sus necesidades, y puede que sea más quejoso, infeliz, agresivo y demandante, y que conserve toda su vida una sensación de inseguridad

Los estudios demuestran que los cuidadores que responden a las necesidades del bebé rápidamente, evitando que entre en una angustia importante, estarán ayudando a que su bebé sea más independiente, y no al contrario. (Stein and Newcomb 1994).

El bebé no será malcriado y llorón por darle cariño, sino más bien al contrario. En algunos momentos está claro que no podremos calmar su llanto inmediatamente, muchas veces incluso por circunstancias externas, sin embargo, debemos tener siempre presente qué es lo mejor para el bebé.


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario