Ropa para Embarazada y Lactancia.

¿Influye el tamaño del pecho para una lactancia exitosa?

Uno de los temores más grandes para algunas mujeres es que, al convertirse en madres, el tamaño de sus senos no dará abasto para la producción adecuada de leche materna. Es cierto que, durante el embarazo, el tamaño de los pechos va creciendo para producir leche y alimentar al bebé, aun así, muchas mujeres creen que sus pechos pequeños no podrán amamantar, y sin saber la verdad, algunas renuncian a la lactancia sin siquiera intentarlo. ¿Es relevante el tamaño de los senos en la lactancia materna?
.
La respuesta verídica es que el tamaño de los senos NO importa en la lactancia. Es evidente que el tamaño de los pechos es diferente en cada mujer y eso es algo que depende del tejido graso. Sin embargo, la cantidad de leche que se produce no depende del tamaño del pecho, ya que las células productoras y los conductos de leche son los mismos en todas las mujeres.
Además, recordemos que la cantidad de leche que recibe un niño va a depender, sobre todo, de sus propias necesidades. Si el bebé mama más continuo, se producirá más cantidad de leche, mientras que si el bebé mama poco, la producción de leche se reducirá, reduciéndose al mismo tiempo el tamaño de los senos. 
 
Por eso tener los senos pequeños no debe ser un problema para la madre ni para el bebé en cuanto a la lactancia materna. Al contrario, podría resultar en una ventaja, ya que en un pecho pequeño, el bebé podrá succionar más fácilmente, con lo que estará mejor alimentado.
.

¿Cómo se produce la leche?

La mayoría de las mujeres tienen claro que la lactancia materna es el medio más recomendable para alimentar a su bebé los primeros meses de vida. Además de reforzar su sistema inmunológico, dar de mamar al bebé supone un auténtico lazo inquebrantable entre madre e hijo. Sin embargo, algunas madres tienen problemas para recurrir a la lactancia materna.
.
El proceso de producción de leche empieza ya en el embarazo, pero es la reacción hormonal tras el parto la que estimula a las glándulas mamarias a producir leche y a conducirla a través de los senos hasta el pezón para que el bebé pueda acceder a ella. Se trata sin duda, de un proceso natural que es el ideal para el desarrollo del bebé.
.
Esa producción de leche se produce en la mayoría de las mujeres tras el parto, aunque hay casos en los que determinadas circunstancias fisiológicas complican la lactancia materna. Pero en ningún caso, el tamaño de los senos es uno de esos impedimentos para dar de mamar al bebé.
.
No obstante, si notas que tus senos no crecen ni cambian durante el embarazo, podrías tener una condición médica conocida como hipoplasia o insuficiencia de tejido glandular (IGT por sus siglas en inglés).
Ante esto, debes acudir con tu médico o asesora de lactancia para que evalúen tu condición y te aconsejen sobre cómo puedes aumentar tu producción.

Dejar un comentario