Mi bebé tiene la piel amarilla. ¿Es normal?

Este color amarillento de la piel es llamada Ictericia, una condición presente aproximadamente en 50% o 60% de los bebés que nacen a término durante la primera o segunda semana de vida. De hecho, prácticamente todos los bebés recién nacidos presentan algo de ictericia pero no siempre es perceptible. Para la mayoría de los bebés, se trata de una condición temporal e inofensiva que desaparecerá por sí sola o con un ligero tratamiento. No obstante, en raras ocasiones puede ser muy grave, por lo cual es importante estar bien atento a ella. 

 

¿Dónde se presenta?

El color amarillo tiende a aparecer primero en la cara del bebé, después suele descender hasta el cuello y el pecho y sigue bajando hasta que, en casos extremos, llega a los dedos de los pies.

¿Por qué aparece?

La ictericia ocurre cuando un pigmento llamado bilirrubina se acumula en la sangre más deprisa de lo que el hígado del recién nacido es capaz de descomponer y de eliminar de su cuerpo por medio de las heces.  

Antes de que tu bebé naciera, tu hígado se ocupaba de procesar su bilirrubina. Ahora el hígado del bebé necesita tiempo para asumir la tarea, por eso el pigmento se acumula en su sangre y su piel adquiere el color amarillento de la ictericia. Esto se puede deber a varios motivos, como los siguientes:

  • Los recién nacidos fabrican más bilirrubina que los adultos porque renuevan más a menudo sus glóbulos rojos.

  • El hígado de un recién nacido todavía se está desarrollando y puede no ser capaz de eliminar suficiente cantidad de bilirrubina de la sangre. 

  • Los intestinos del recién nacido absorben una bilirrubina que normalmente saldría de su cuerpo en forma de heces (o cacas). 

¿Cuál es el riesgo?

En la gran mayoría de los casos, la ictericia no es motivo de preocupación. Pero si los niveles de bilirrubina suben mucho — porque la ictericia se deja sin tratar y los niveles continúan aumentando — se puede producir un daño permanente en el sistema nervioso del bebé. Un porcentaje muy pequeño de recién nacidos con ictericia presentan una complicación conocida como ictericia nuclear o kernícterus, la cual puede ocasionar sordera, retraso en el desarrollo o un tipo de parálisis cerebral

¿Debería llamar al pediatra?

Sea cual sea la forma en la que se presente, la ictericia es un síntoma, pero no debe descuidarse ni infravalorarse: por lo tanto, es absolutamente necesario someter al niño a una visita del pediatra, útil para identificar el origen del problema y resolverlo. Consulta con el pediatra si la piel del bebé presenta un color amarillento, especialmente si la parte blanca de los ojos, la pancita, los brazos o piernas están amarillos. Llama también al doctor si el bebé tiene ictericia y le cuesta despertarse, se pone muy nervioso o no quiere comer, y si presenta tan sólo una ligera ictericia durante más de tres semanas.

 

 


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario