Ropa para Embarazada y Lactancia.

Parto prematuro: síntomas y riesgos

El parto prematuro no necesariamente tiene que ser un sinónimo de preocupación. La mayoría de los bebes prematuros nacen entre las 34 y 36 semanas y la mayoría no presentan ninguna complicación posterior; sin embargo, si el bebé nace antes de las 32 semanas el panorama no podría ser tan bueno. A continuación puedes revisar algunos de los signos más comunes de un parto prematuro:

 

Síntomas

  • Dolor de espalda. Este usualmente aparece en la parte baja. Puede ser constante o esporádico, pero no te aliviarás aunque cambies de posición.
  • Contracciones cada 10 minutos o menos.
  • Calambres en el abdomen bajo o cólicos como si estuvieras menstruando. También puede haber dolores en estómago que podrían convertirse en diarrea.
  • Derrame de fluidos vaginales.
  • Náuseas o vómito. También hay algunos síntomas parecidos a los de la gripa.
  • Aumento de presión en la pelvis o en la vagina.
  • Incremento de la secreción vaginal.
  • Sangrado vaginal. 

Es difícil poder diferenciarlos de los síntomas normales del embarazo, pero es importante revisar con el médico para descartar cualquier complicación.

 Sintomas parto prematuro

Riesgos

Que un bebé haya nacido de manera prematura no necesariamente significa que tendrá muchos problemas durante su crecimiento, pero sí son más propensos a desarrollar algunas complicaciones de salud como autismo, problemas en los pulmones o deterioro de la vista y el oído.

Entre más temprano nazcan, mayor será la probabilidad de que tengan algún tipo de dificultad más adelante. Usualmente, los bebés que nacen a los 7 meses o menos tienen que permanecer en cuidado intensivo durante más tiempo. 

Varios partos prematuros son planeados. Si tu médico cree que tu vida o la del bebé están en peligro, entonces se procederá a inducir el parto o agendar una cesárea antes de las 37 semanas. 

Siempre mantente en contacto con tu ginecólogo para poder identificar si tu parto será prematuro a tiempo.

Fuentes: Baby Center

WebMD


Dejar un comentario